El Militante (logo)  

Vol. 82/No. 20       21 de mayo de 2018

 
(artículo principal)

¡Apoye a maestros de Carolina del Norte!

Únase a movilización el 16 de mayo

Militante/Diane Shur
Rueda de prensa el 26 de abril en Greensboro convoca manifestación el 16 de mayo en Raleigh, Carolina del Norte, por mejores salarios, condiciones y recursos.
 
POR DIANE SHUR
GREENSBORO, Carolina del Norte — La rebelión de trabajadores escolares iniciada en Virginia del Oeste a finales de febrero y que desde entonces se ha extendido por Kentucky, Oklahoma, Arizona y Colorado, ha llegado a Carolina del Norte. Más de 11 500 maestros ya han pedido días libres personales para marchar y manifestarse frente al capitolio en Raleigh cuando la legislatura estatal de inicio a su sesión el 16 de mayo.

“13 y contando” es el titular del Raleigh News & Observer del 8 de mayo, sumando el número de distritos escolares que anunciaron que cerrarán debido a la protesta. Los funcionarios del distrito dicen que demasiados maestros han indicado que estarán ausentes para mantener las escuelas abiertas.

Se están sumando a las decenas de miles de maestros, otros trabajadores escolares y sus partidarios que han protestado contra los bajos salarios y las malas condiciones laborales, los ataques a las pensiones, el aumento de las primas de seguro médico y el deterioro de las escuelas.

El condado de Guilford es uno de los condados que cerrarán sus escuelas por falta de docentes el 16 de mayo. “Creo que es una clara señal de que los maestros están hartos de la falta de fondos, la falta de dignidad en el centro de trabajo, la falta de recursos”, dijo a los medios el 7 de mayo Todd Warren, un maestro y presidente de la Asociación de Educadores del Condado de Guilford, el principal sindicato de maestros.

El sindicato presentó sus demandas y anunció la manifestación en una rueda de prensa el 26 de abril, a la que asistieron maestros, padres y partidarios. También pidieron asistencia para las escuelas que sufrieron daños severos, junto con muchas casas, cuando un tornado azotó el este de Greensboro once días antes. Dijeron que el daño a las escuelas pudo haberse evitado si los edificios hubieran sido mantenidos y remodelados.

“Celebramos hoy cuando Guilford anunció que cerraría”, dijo Susan Skinner, maestra en la escuela Swann aquí, al Militante el 7 de mayo. Ella es miembro del sindicato y ha estado promoviendo la manifestación del 16 de mayo. “Hemos hablado de que debemos hablar con todos: maestros, conductores de autobuses, trabajadores de la cafetería, porteros, todos”, dijo.

Skinner dijo que a medida que han estado promoviendo las actividades, los trabajadores han adquirido más confianza y están comenzando a ampliar la discusión.

“Tu sabes, en tu clase estás bastante aislado y con poca experiencia de fuerza colectiva”, dijo. “Entonces ves que este movimiento ha crecido por todo el país y lo que ha logrado. Las discusiones están cambiando un poco ahora a lo que es más importante y lo que realmente se necesita para ganar”.

Carolina del Norte es uno de los centros manufactureros en Estados Unidos, con importantes industrias automotrices y aeroespaciales, así como procesadoras de alimentos, fabricación de muebles y tabaco. Las empresas Goodyear y Bridgestone Tire, Smithfield Foods, Tyson, Volvo, Caterpillar y decenas más emplean a miles de trabajadores en el estado. Por supuesto, Walmart es el empleador más grande.

Entre 2004 y 2006 casi 39 mil trabajadores perdieron sus trabajos aquí, cuando los patrones en busca de mayores ganancias subcontrataban estos trabajos, devastando las industrias de textiles y muebles del estado.

Y, a diferencia de otros estados en los que han estallado los levantamientos de maestros, Carolina del Norte tiene una población negra considerable con una historia de batallas contra el racismo y la brutalidad policial que se remonta a la Reconstrucción Radical. En 1960 los estudiantes se plantaron en la tienda Woolworth en Greensboro, ayudando a lanzar una ola de sentadas contra la segregación del Jim Crow en todo el país.

Actualmente se está dando un debate sobre qué hacer con las estatuas de los defensores de la esclavitud en la Guerra Civil. Estas luchas han afectado a la clase trabajadora en general, incluido el sindicato de estibadores ILWA en Wilmington.

Y el legado y las batallas en torno a la esclavitud y el racismo afectan a las escuelas. “La gente habla mucho sobre la disparidad entre las condiciones en algunas áreas ‘más blancas’, en comparación a las peores condiciones en las escuelas que tienen más estudiantes negros”, dijo Skinner.

Los maestros en Greensboro han organizado un comité de alimentos para empacar almuerzos y distribuirlos a varios cientos de estudiantes el día de la protesta.
 
 
Artículos relacionados:
Misa por obreros muertos de obras de construcción
 
 
 
Portada (este número) | Página inicial | Página inicial en versión de texto