El Militante (logo)  

Vol. 82/No. 1      1 de enero de 2018

 
(portada)

PST más en el seno de clase trabajadora tras campaña

Miembros en industria minorista lideran esfuerzo

Militante/Clay Dennison
Trabajador postal jubilado Jim Kirwan habla con Pat Scott (centro) y Mary Martin (der.) sobre el Militante y Partido Socialista de los Trabajadores en Federal Way, Washington, oct. de 2017.
 
POR DAN FEIN
La exitosa campaña de otoño del Partido Socialista de los Trabajadores para extender el alcance del Militante y los libros de dirigentes del partido en las comunidades obreras y en el trabajo, y la recaudación de 100 mil dólares para el fondo del PST, fue encabezada por miembros de la comisión sindical del partido en la industria del comercio minorista. Los miembros de la comisión en Estados Unidos vendieron más del 10 por ciento de todas las suscripciones y libros vendidos por miembros del partido y de las Ligas Comunistas en Australia, Canadá, Nueva Zelanda y el Reino Unido.

Muchos de los miembros de la comisión trabajan en Walmart, el empleador más grande de Estados Unidos en el sector privado, con 1.5 millones de empleados. Los patrones de Walmart están en guerra con Amazon por una mayor cuota del mercado. Ambos están exprimiendo a sus trabajadores para fortalecer su posición competitiva. Actualmente no hay un sindicato en Walmart, un empleador que se opone encarnizadamente a los sindicatos. Salarios bajos, horas de trabajo que cambian cada semana, jornadas a tiempo parcial y vacaciones sin pago son algunas de las condiciones que enfrentan los trabajadores de Walmart.

Miembros y partidarios del PST que trabajan en el sector minorista vendieron suscripciones y libros no solo a sus compañeros de trabajo, sino también yendo de puerta en puerta en comunidades cerca de las tiendas y otras recomendadas por sus compañeros de trabajo. Nos reunimos con compañeros de trabajo en sus casas o en restaurantes, y con frecuencia tuvimos la oportunidad de conocer y hablar sobre política con sus familiares y vecinos. Nuestras conversaciones giraron en torno a lo que está enfrentando la clase trabajadora, y la crisis económica y política.

Los miembros de la comisión sindical en el sector minorista, 20 en 10 ciudades de Estados Unidos, adoptaron la meta de vender 145 suscripciones y 145 libros. También proyectamos jugar un papel dirigente en la campaña de recaudación de fondos del PST, adoptando la meta de recaudar 400 dólares y ganar 82 nuevos contribuyentes.

Como otros, los trabajadores en el sector minorista y sus familias, sienten los efectos de la crisis económica mundial y los ataques de los gobernantes capitalistas contra la clase trabajadora: empeoramiento de las condiciones de vida, mayor número de desamparados, falta de vivienda y atención médica asequibles, deportaciones, epidemia de opiáceos y la incesante guerra imperialista en el Medio Oriente.

Hablamos sobre cómo los trabajadores pueden luchar eficazmente para unificar a la clase trabajadora y trazar un curso de acción política independiente por la clase obrera para salir de la catástrofe social que enfrentamos. Muchos de los que conocimos dijeron que querían seguir hablando y aprender más sobre el partido, y obtuvieron suscripciones y libros. Cuarenta y cinco compañeros de trabajo y sus vecinos que conocimos yendo de puerta en puerta donaron un total de 311 dólares al fondo del PST.

Pat Scott trabaja en un Walmart en Seattle y encabezó el esfuerzo ahí. “Fue una oportunidad para hablar con otros trabajadores sobre algo más que trabajo”, dijo. Mientras iba de puerta en puerta en el barrio cerca de la tienda, una persona con quien habló dijo: “Te conozco, trabajas en Walmart”. Ella compró una suscripción.

“Estaba leyendo El historial antiobrero de los Clinton por el secretario nacional del PST Jack Barnes durante un descanso en el trabajo cuando un compañero de trabajo se acercó y me preguntó ‘¿Qué estás leyendo?’”, dijo Scott. “Le dije de lo que se trataba y le sugerí que lo comprara, y lo hizo”. Los partidarios de Seattle vendieron 22 suscripciones, 22 libros y recaudaron 70 dólares de ocho nuevos contribuyentes.

Los cinco libros ofrecidos a precios reducidos con una suscripción aparecen en el anuncio de la página 3.

En total, los miembros de la comisión vendieron 159 suscripciones al Militante y 160 libros, superando nuestra meta de 145 cada uno.

Isabella Graham de Chicago dijo que un compañero de trabajo contribuyó 10 dólares de cada cheque de pago recibido durante la campaña. “Los trabajadores necesitan un partido político que apoye sus luchas y los inste a organizarse”, le dijo a Graham.

Este esfuerzo de los miembros y partidarios que trabajan en el comercio minorista fue dirigido por el comité timón nacional de la comisión. Dirigieron todo el esfuerzo de la campaña para llevar al Partido Socialista de los Trabajadores más al seno de la clase trabajadora.

Para el final de la campaña los miembros de la comisión habían adquirido más confianza y determinación parea seguir avanzando en la misma línea. Y para dar seguimiento a todos los que conocieron y que quieren aprender más sobre el partido.  
 
 
Portada (este número) | Página inicial | Página inicial en versión de texto